FANDOM


El Tacto

El tacto es uno de los sentidos más sensibles del ser humano y más importante para el desarrollo integral como tal. Al momento de tocar y ser tocados, percibimos un sinfín de sensaciones: a través de los saludos, el toque de las manos, las caricias entre las personas. Incluso a los niños, desde edades muy tempranas, la primera estimulación se realiza por medio de la madre y sus caricias. EL niño puede percibir el cariño o rechazo por medio del tacto. Tanto es cierto, que se puede llegar a sanar enfermedades y hacer que un neonato sobreviva a un nacimiento prematuro con la técnica de la “Mamá Canguro”. En el siguiente video, se muestra en qué consiste.

Mamás canguro de niños prematuros

Mamás canguro de niños prematuros

Craig y Rollman (citado por Morris, 2005) afirma que nuestra piel es nuestro órgano sensorial más grande. Recubre todo nuestro cuerpo. Nos protege del ambiente y contiene los líquidos corporales que regular nuestra temperatura interna. La piel es un órgano sensorial con numerosos receptores nerviosos distribuidos en diversas concentraciones a lo largo de su superficie. Las fibras nerviosas de todos esos receptores viajan al encéfalo a través de dos rutas. Parte de la información pasa por la médula y el tálamo y de ahí a la corteza sensorial en el lóbulo parietal del cerebro, que es donde se presume que surgen nuestras experiencias del tacto. Otra información pasa por el tálamo y luego a la formación reticular, la cual, como vimos en el capítulo anterior, es responsable de activar el sistema nervioso o tranquilizarlo. Los receptores de la piel dan lugar a las sensaciones de presión, temperatura y dolor, pero la relación entre esos receptores y nuestras experiencias sensoriales es sutil. Los investigadores creen que nuestro encéfalo utiliza la información compleja acerca de los patrones de actividad recibida de muchos receptores diferentes para detectar y discriminar entre las sensaciones de la piel.

Con respecto a los receptores, podemos encontrar, por ejemplo, a aquellos que captan la presión que se ejerce sobre la piel y del organismo; para sentir el dolor y la temperatura. El receptor que capta la presión proviene de los corpúsculos de Messner. Éstos están localizados a lo largo de todo el cuerpo en las áreas que carecen de pelo, como la punta de los dedos. Se encuentran en gran cantidad y están ubicados cerca de la superficie de la piel y cerca de las raíces que rodean a las células pilosas. Las zonas corporales donde hay menos sensibilidad a la presión, son aquellas que poseen menos corpúsculos de este tipo. Estos lugares son la espalda o la parte posterior de las piernas. Los corpúsculos de Pacinian, sensibles a las presiones ejercidas entre los órganos internos y los músculos, se ubican por debajo de las superficies receptoras.(Morris, 2005)

Los puntos de sensibilidad al dolor son más numerosos, se distribuyen de manera diferente y se concentran mayormente en zonas distintas de las ocupadas por los puntos sensibles a la presión. Toda la superficie del cuerpo cuenta con receptores de dolor. Las terminaciones nerviosas libres son las principales responsables de las reacciones producidas ante los estímulos que ponen en peligro real a los tejidos del cuerpo. (Craig y Bushnell, 1994)

El dolor actúa como una señal de advertencia ante situaciones que ponen en riesgo la conservación de la especie o la del individuo, así que es de suma importancia contar con este sistema tan delicado que nos permite advertir sobre los momentos en donde el organismo puede estar expuesto al peligro.

Las llamadas terminaciones de Ruffini nos permiten experimentar el calor. Así mismo, los bulbos de Krause son los que transmiten las estimulaciones de frío. Los receptores de frío reaccionan cuando entran en contacto con cualquier objeto que se encuentre por debajo de los 32 grados centígrados, punto que se ha denominado cero psicológico.

Hay dos procesos importantes que se deben tomar en cuenta:

 CINESTESIA

Es un sentido somático que nos proporciona información acerca del cuerpo. Se relaciona con el movimiento, ya que nos reporta si alguna parte de nuestro organismo se ha movido y en qué dirección lo ha hecho. Los receptores que identifican esta información se localizan en los músculos, tendones y en las articulaciones del cuerpo. (Zepeda, 2008)

EQUILIBRIO

También conocido como vestibular, mantiene la cabeza y el cuerpo de la persona en la posición adecuada con respecto a la superficie de la Tierra. Gracias a él podemos mantener una posición erguida y ajustar nuestra postura durante el movimiento. El sentido vestibular depende de los órganos vestibulares situados en las partes óseas del cráneo, dentro de ambos oídos internos.(Zepeda, 2008)

Por ejemplo, tenemos fibras frías que aceleran su tasa de descarga cuando la piel se enfría y que la disminuyen cuando la piel se calienta. Por el contrario, tenemos fibras calientes que aceleran su tasa de descarga cuando la piel se calienta y la hacen más lenta cuando la piel se enfría. El encéfalo puede usar la información combinada de esos dos conjuntos de fibras como base para determinar la temperatura de la piel. Si ambos conjuntos se activan a la vez, el encéfalo por lo regular interpreta su patrón combinado de descargas como “caliente” (Craig y Bushnell, 1994). De esta forma, en ocasiones puede pensar que está tocando algo caliente cuando en realidad está tocando algo caliente y algo frío al mismo tiempo. Este fenómeno se conoce como calor paradójico.

A continuación, podremos observar un vídeo ilustrativo acerca de los receptores y su función.

El sentido del tacto

El sentido del tacto

Referencias:

Craig, A. D., Bushnell, M. C., Zhang, E. T., & Blomqvist, A. (1994). A thalamic nucleus specific for pain and temperature sensation. Nature372(6508), 770.

Morris C. & Maisto, A. (2005) Introducción a la Psicología. México: Pearson Educación.

Zepeda, F. (2008). Introucción a la Psicología. Una visión científico humanista. México: Pearson Educación.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.